· Panecillos 100% de espelta integral ·

Una de las grandes ventajas de hacer el pan en casa, al margen de la calidad, es que hace que no estemos limitados a lo que nos ofrezca el mercado. Es, por tanto, la manera más sencilla y a la vez económica de acceder tanto a los panes menos comerciales como a algunos que ni siquiera están a nuestro alcance. Me refiero a panes como el de esta receta que es 100% de espelta, el challah, el pan de centeno o el pan de canela, entre otros.

Ya sé que mucha gente piensa que hacer el pan en casa no es cosa fácil pero, como puede verse en esta receta, con un poco de planificación queda claro que sí puede llegar a serlo. Siguiendo estos sencillos pasos podréis poner en vuestra mesa unos deliciosos panecillos de espelta con todos los beneficios de esta harina tan nutritiva y de fácil digestión.





Panecillos 100% de espelta integral
(cantidad: 9 panecillos de unos 100 gr.)

3 ½ cups (490 gr.) de harina integral de espelta
2 tablespoons (15 gr.) de gluten de trigo (opcional)
1¾ cup+2 tbsp. (450 ml.) de agua mineral, templada
13 gr. de levadura fresca de panadería
½ tablespoon de sal marina



Para preparar la masa:
  • En un recipiente de 3 litros de capacidad verter el agua templada y disolver la levadura. Añadir la sal y mezclar.
  • Añadir la harina y el gluten y con una cuchara o espátula mezclar hasta que la harina haya quedado incorporada, no se trata de amasar sino de incorporar el líquido a la harina. Debe quedar una masa húmeda y pegajosa.
  • Tapar el recipiente dejando una pequeña abertura para que los gases se puedan escapar. Dejar reposar a temperatura ambiente 2 ½ horas.
  • Pasado este tiempo ya se puede utilizar o dejar en el frigorífico hasta 6-7 días. Conforme van avanzando los días se obtiene un pan de un sabor cada vez más profundo y con una miga más aireada.
Para elaborar los panecillos:
  • Sacar la masa del frigorífico. Espolvorear harina por la superficie para prevenir que se pegue a las manos y coger porciones de masa de unos 100 gr.
  • Enharinar la mesa de trabajo y formar una bola con cada porción de masa. Añadir sólo la harina necesaria para que la masa no se pegue a las manos.
  • Preparar una bandeja cubierta con papel de hornear espolvoreando sémola de maíz sobre el papel. Colocar las piezas formadas sobre la bandeja y dejar reposar 1-1 ½ horas en un lugar templado.
Para hornear los panecillos:
  • Precalentar el horno a 230º C. Colocar un recipiente metálico en la base del horno (se usará más adelante para generar vapor).
  • Cuando el horno haya alcanzado la temperatura necesaria, calentar un cup (240 ml.) de agua.
  • Espolvorear ligeramente la superficie de los panecillos con harina y con un cuchillo de sierra realizar cortes de alrededor de 1 cm. de profundidad.
  • Introducir en el horno la bandeja con los panecillos y verter el cup de agua caliente en el recipiente de la base. Cerrar lo más rápido posible la puerta del horno para que se retenga el vapor. Este paso es importante hacerlo bien para obtener un pan con una corteza bien dorada y crujiente.
  • Hornear 15 minutos, retirar el papel de hornear y seguir horneando durante 10-15 minutos o hasta que los panecillos estén bien dorados y al golpear la base ésta suene a hueco.
  • Sacar del horno y dejar enfriar sobre una rejilla al menos 1 hora antes de servir.


Truconsejos
  • Como esta receta es una adaptación de la del pan rústico igualmente podéis hacer barras u hogazas de pan con la masa.
  • El gluten de trigo es un ingrediente opcional con el que simplemente se consigue que crezca mejor la masa. En ningún caso afecta al sabor o a la calidad de los panecillos, simplemente quedarán con una miga más densa.
  • En lugar de harina integral de espelta puede usarse harina integral de trigo. En ambos casos se obtienen unos panecillos estupendos.




Favoritos y compartir
Tu experiencia es importante y puede ayudar a los demás a mejorar sus resultados. Si has hecho esta receta y quieres compartir tu experiencia, haz click aquí para desplegar el módulo de comentarios. Gracias!

Deja tu Comentario

Los comentarios serán sometidos a revisión antes de ser publicados. Si es la primera vez que publicas en este blog, por favor, consulta antes las normas de publicación.


Agradezco mucho cualquier feedback o aportación que recibo, cualquiera que sea la manera que me llegue, pero para que este espacio cumpla con el fin para el que ha sido creado y, realmente sea de utilidad, son necesarias unas pequeñas pautas a seguir. Gracias por tu comprensión.

• Estos comentarios están pensados para recoger tu experiencia al hacer esta receta, aunque, si tienes alguna duda o pregunta concreta sobre ésta, también puedes hacerla. Por favor, no utilices estos comentarios para cosas que no estén directamente relacionadas con esta receta. Para esos casos utiliza el e-mail, el formulario de contacto o el facebook.

• Comenta sin miedo y no te dejes ningún detalle: tus impresiones sobre el sabor y la textura, las modificaciones que hayas hecho, los problemas que hayas podido encontrar... Cuanto más completa sea tu valoración sobre la receta más útil será la información para quienes prueben a hacerla por primera vez.

• No están permitidos los enlaces a páginas y blogs cuyos contenidos no estén directamente relacionados con esta receta. Pero si has hecho esta receta y la has publicado en tu blog, no dudes en añadir a tu valoración un enlace para que todos puedan ir a ver el resultado. Recuerda que también puedes mandarme una foto si quieres formar parte del Escaparate.

Podéis hacerme llegar vuestros comentarios, dudas y/o consultas
vía e-mail, usando el formulario de contacto o desde Facebook.