· Scones ·

Los scones son unos panecillos tradicionales ingleses que se elaboran para acompañar el Afternoon Tea en lo que se conoce como el Cream Tea o Devonshire Tea, una manera muy antigua de tomar el té en combinación con scones, nata (cream) y mermelada. Hay muchas variaciones regionales para esta ceremonia pero la original de Devonshire consiste en abrir el scone por la mitad (preferiblemente recién hecho y templado), cubrir las dos mitades con clotted cream (nata cuajada) y añadir encima de cada una de ellas mermelada de fresa.

Aunque esta tradición aún perdura, hoy en día los scones han evolucionado y se han convertido en mucho más que un bocado para acompañar el té. En las cafeterías norteamericanas, por ejemplo, es habitual encontrar scones de infinidad de variedades y sabores, que ya no están pensados para ser rellenados sino que son un sabroso dulce con el que acompañar el café en cualquier momento del día. Entre los más populares están los de chips de chocolate, los de vainilla, los de calabaza, los de canela o los de frutas silvestres.

Con esta receta se elaboran los clásicos scones, ligeramente crujientes por fuera y tiernos y delicados por dentro. Una receta sencilla para poder disfrutar de los scones rellenos de lo que más os guste o tomarla como base para preparar cualquier variedad o sabor que queráis.


Scones
(cantidad: 8 scones)

2 cups (260 gr.) de harina de trigo común
2 teaspoons de levadura química
¼ teaspoon de sal
2 tablespoons (25 gr.) de azúcar blanco
5 tablespoons (70 gr.) de mantequilla fría
1 huevo mediano frío
6-8 tablespoons (90-120 ml.) de leche fría

Harina extra
Leche extra para pintar


  • Precalentar el horno a 200º C. Cubrir una bandeja de horno con papel o silpat.
  • En un bol grande mezclar la harina, la levadura, la sal y el azúcar.
  • Añadir la mantequilla fría cortada en dados y, con la ayuda de un pastry blender (ablandador de masas), dos cuchillos o con las puntas de los dedos, mezclar la mantequilla con la harina hasta que tenga aspecto de migas de pan.
  • En un bol pequeño batir ligeramente el huevo, añadir 6 tablespoons (90 ml) de la leche y mezclar.
  • Hacer un hueco en el centro de la harina y verter la mezcla de huevo y leche. Mezclar, con una espátula o un tenedor, sólo hasta que los ingredientes se hayan humedecido y quede más o menos unido en una bola. Si la masa queda demasiado seca añadir progresivamente los 2 tablespoons (30 ml.) restantes de leche hasta conseguir que todo se una.
  • Pasar la masa a una superficie ligeramente enharinada y, con las manos y sin amasar, formar un rectángulo. Doblarlo en tres como si fuera una carta. Girar la masa 90º y repetir dos veces más.
  • Enharinar ligeramente la superficie y estirar la masa formando un disco de aproximadamente 1,5 cm de grosor. Cortar el disco en 8 segmentos triangulares con la ayuda de un cuchillo o un dough scraper (rasqueta-cortador) y colocarlos sobre la bandeja.
  • Pintarlos ligeramente con leche y hornearlos a 200ºC durante 15 minutos o hasta queden ligeramente dorados.
  • Retirar del horno y dejar enfriar sobre una rejilla. Servir templados.


Truconsejos
  • La cantidad de azúcar está indicada para que se puedan rellenar los scones con mermelada o lemon curd y no queden demasiado dulces. Si los vais a tomar solos o hacer variaciones con frutas podéis doblar la cantidad indicada.
  • En lugar de leche podéis utilizar nata ligera (18% m.g.) o nata de montar (35% m.g.) para enriquecer los scones.
  • En lugar de hacer los triángulos podéis cortar los scones con un cortador redondo de unos 6-7 cm de diámetro. En este caso, si no queréis que os queden abombados por arriba, aplastar ligeramente con el dedo pulgar el centro de cada scone justo antes de pintarlos y meterlos en el horno.
  • Es importante que la mantequilla esté bien fría para que al trabajar la masa no se funda sino que queden pequeños trozos de mantequilla, que serán los que harán que los scones queden ligeros y hojaldrados. Yo suelo meter la mantequilla, ya cortada, en el congelador 15 minutos antes de utilizarla.
  • Otro punto importantísimo es NO trabajar en exceso la masa porque los scones no subirán bien y quedarán duros.


¡Mira cómo les ha quedado a los demás!


por Sweetroom Ana
"Tu receta de Scones... Bueniiisimos.. Duraron una sentada"


¡Tú también puedes participar!





Favoritos y compartir
Tu experiencia es importante y puede ayudar a los demás a mejorar sus resultados. Si has hecho esta receta y quieres compartir tu experiencia, haz click aquí para desplegar el módulo de comentarios. Gracias!

7 Comentarios

  1. Anónimo3/3/13

    Hola!!! Despues de un sonoro fracaso con una receta de scones he encontrado la tuya y me he decidido a hacerla. La masa me parece que me ha quedado bien, pero cuando los he horneado no han subido....
    Es posible que haya que ponerle mas levadura, no entiendo que he hecho mal.
    A ver si puedes ayudarme, gracias.

    Celes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Celes,

      Siento mucho que no te hayan quedado del todo bien. La cantidad de levadura es la correcta y si pones más corres el riesgo que los scones adquieran un ligero sabor metálico. Lo más probable es que hayas trabajado la masa en exceso, pero también puede ser que no hayas medido bien la levadura o que ésta fuera antigua y haya perdido parte de su fuerza. Si no crees que sea nada de eso, dame más detalles y seguro que acabamos por encontrar el problema.

      Saludos

      Eliminar
    2. Anónimo3/3/13

      Gracias Nika!!!
      Volvere a probar y te dire cosas, por la foto que tu tienes puesta he visto que tampoco han de subir una barbaridad, es correcto?

      Celes

      Eliminar
    3. Totalmente correcto. Los scones no son bizcochos y no suben tanto. Para confirmar si están bien hechos debes fijarte en la textura de la miga que debe ser ligera, suave, esponjosa y blanca. Nunca deberían ser estar duros, secos o densos. Ya me contarás.

      Eliminar
  2. Hola Nika, llevo mucho tiempo haciendo tus scones y tus buttermilk biscuits, siempre un exito rotundo, no duran ni una merienda...pero tenía una pregunta que hacerte. He visto muchas recetas americanas de scones y unas llevan buttermilk y otras no, se puede siempre sustituir la.leche fría por buttermilk o ya no.estaríamos hablando de scones? Es que no veo bien la diferencia entre ambos. Muchas gracias por tu página y seguiré haciendo tus magníficos postres.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Carolina, me alegra saber que disfrutáis de ambos, que es lo importante!
      El buttermilk es un ingrediente tan habitual en los EEUU que suelen utilizarlo tanto para scones como para biscuits haciendo que las diferencias entre éstos se difuminen. Siendo rigurosos, si se utiliza buttermilk, no se trata de los clásicos scones británicos. Pero hoy en día cada vez es más habitual, como tú dices, encontrarse con versiones que lo utilizan para hacerlos con una textura más ligera, similar a la de los biscuits. Explicar las diferencias entre ambos es algo mucho más largo y complicado que eso. Un saludo.

      Eliminar
    2. Muchas gracias por tu respuesta, Nika. Seguiré haciendo ambos que, acompañados de esa mermelada de fresas con vainilla que nos enseñaste a hacer, son una delicia para grandes y pequeños.

      Eliminar

Los comentarios serán sometidos a revisión antes de ser publicados. Si es la primera vez que publicas en este blog, por favor, consulta antes las normas de publicación.


Agradezco mucho cualquier feedback o aportación que recibo, cualquiera que sea la manera que me llegue, pero para que este espacio cumpla con el fin para el que ha sido creado y, realmente sea de utilidad, son necesarias unas pequeñas pautas a seguir. Gracias por tu comprensión.

• Estos comentarios están pensados para recoger tu experiencia al hacer esta receta, aunque, si tienes alguna duda o pregunta concreta sobre ésta, también puedes hacerla. Por favor, no utilices estos comentarios para cosas que no estén directamente relacionadas con esta receta. Para esos casos utiliza el e-mail, el formulario de contacto o el facebook.

• Comenta sin miedo y no te dejes ningún detalle: tus impresiones sobre el sabor y la textura, las modificaciones que hayas hecho, los problemas que hayas podido encontrar... Cuanto más completa sea tu valoración sobre la receta más útil será la información para quienes prueben a hacerla por primera vez.

• No están permitidos los enlaces a páginas y blogs cuyos contenidos no estén directamente relacionados con esta receta. Pero si has hecho esta receta y la has publicado en tu blog, no dudes en añadir a tu valoración un enlace para que todos puedan ir a ver el resultado. Recuerda que también puedes mandarme una foto si quieres formar parte del Escaparate.

Podéis hacerme llegar vuestros comentarios, dudas y/o consultas
vía e-mail, usando el formulario de contacto o desde Facebook.