· Café Infusionado en Frío ~ Cold Brew Coffee ·

Al igual que sucede con otros productos como el pan o los helados, es evidente que la cultura cafetera ha sucumbido por completo a las presiones de la mercadotecnia. Tanto es así que se puede llegar a tener la impresión de que no es posible hacer un buen café si no se dispone de una maquina último modelo con sus correspondientes capsulitas de colores, cuando en realidad es todo lo contrario. Como pasa siempre en cocina, a la hora de preparar un buen café lo fundamental es la calidad de la materia prima y no las máquinas, ya que éstas no obran milagros, sólo hacen las cosas un poco más fáciles.

Para conseguir un café excelente en casa y sin ayuda de máquinas, lo primero que hay que saber es que la manera tradicional de infusionar el café molido en agua caliente no es la única ni, según a quien se pregunte, la mejor. Infusionar el café en frío es un sistema relativamente moderno y aceptado que produce un café concentrado con un grado de acidez considerablemente menor (hasta el 66% menos) que se percibe en boca como menos amargo y que sienta mejor a los estómagos. Este café no sólo se conserva en la nevera hasta dos semanas sin experimentar degradación, sino que puede tanto calentarse como añadirle agua o leche caliente sin que pierda sus propiedades. Pero donde realmente brilla y alcanza su máximo potencial es al preparar un café con hielo o un granizado. En definitiva, es una técnica que no tiene desperdicio y que todo el mundo debería por lo menos conocer.


Cold Brew Coffee
~ Café Infusionado en Frío ~

(cantidad: 500 ml.)



2¼ cups (540 ml.) de agua mineral, a temperatura ambiente
½ cup (40 gr.) café natural de tueste medio, recién molido

  • En un recipiente de cristal añadir el café molido y el agua mineral. Mezclar con una cuchara hasta que todo el café haya quedado humedecido. Tapar el recipiente y dejarlo infusionar, a temperatura ambiente y apartado de la luz, durante 12 horas.
  • Una vez infusionado pasar la mezcla dos veces por un colador fino. La primera vez sin filtro para retirar la mayor parte del café molido y la segunda con un filtro de papel para capturar todos los posos que hayan quedado del primer filtrado.
  • Si se tiene una cafetera de émbolo, hacer la infusión en ella y, pasadas las 12 horas, bajar el émbolo y pasar el concentrado de café a través del colador con el filtro de papel.
  • Conservar en un recipiente de cristal con tapa y en la nevera hasta un máximo de dos semanas.
  • Para utilizar éste concentrado hay que diluirlo en agua o leche. La regla más común es hacerlo a partes iguales pero dependiendo del gusto personal se puede diluir más o menos.


Truconsejos
  • Para preparar el café infusionado en frío es recomendable utilizar un café natural de calidad y tueste medio (no torrefacto) y, si es posible, recién molido. El grado de molienda sólo es relevante a la hora de facilitar el proceso de filtrado y no afecta al resultado final.
  • Este mismo proceso puede utilizarse para infusionar el té. Para ello es preferible utilizar el té en hojas y no molido como el que viene en las bolsitas. A la hora de consumirlo hay tener presente que queda mucho más concentrado que el café y, por tanto, hay que diluirlo unas tres o cuatro veces más.



Favoritos y compartir
Tu experiencia es importante y puede ayudar a los demás a mejorar sus resultados. Si has hecho esta receta y quieres compartir tu experiencia, haz click aquí para desplegar el módulo de comentarios. Gracias!

Deja tu Comentario

Los comentarios serán sometidos a revisión antes de ser publicados. Si es la primera vez que publicas en este blog, por favor, consulta antes las normas de publicación.


Agradezco mucho cualquier feedback o aportación que recibo, cualquiera que sea la manera que me llegue, pero para que este espacio cumpla con el fin para el que ha sido creado y, realmente sea de utilidad, son necesarias unas pequeñas pautas a seguir. Gracias por tu comprensión.

• Estos comentarios están pensados para recoger tu experiencia al hacer esta receta, aunque, si tienes alguna duda o pregunta concreta sobre ésta, también puedes hacerla. Por favor, no utilices estos comentarios para cosas que no estén directamente relacionadas con esta receta. Para esos casos utiliza el e-mail, el formulario de contacto o el facebook.

• Comenta sin miedo y no te dejes ningún detalle: tus impresiones sobre el sabor y la textura, las modificaciones que hayas hecho, los problemas que hayas podido encontrar... Cuanto más completa sea tu valoración sobre la receta más útil será la información para quienes prueben a hacerla por primera vez.

• No están permitidos los enlaces a páginas y blogs cuyos contenidos no estén directamente relacionados con esta receta. Pero si has hecho esta receta y la has publicado en tu blog, no dudes en añadir a tu valoración un enlace para que todos puedan ir a ver el resultado. Recuerda que también puedes mandarme una foto si quieres formar parte del Escaparate.

Podéis hacerme llegar vuestros comentarios, dudas y/o consultas
vía e-mail, usando el formulario de contacto o desde Facebook.