· Cómo saber si tu horno está bien calibrado ·


Seguro que has oído más de una vez aquello de que cada horno es un mundo y que entender o, mejor dicho, conocer tu horno es un elemento clave para conseguir buenos resultados en repostería. Pero, ¿qué ocurre si tu horno es mezquino y te engaña?, ¿qué ocurre si tu horno te indica que está a 175º C cuando en realidad está a 160º C ó 190º C? Pues, como te puedes imaginar, ocurren toda clase de desastres: bizcochos que suben demasiado y se colapsan, que quedan demasiado dorados (o directamente quemados) y secos o, todo lo contrario, que tardan una eternidad en hacerse y quedan densos, gomosos y muy poco dorados. Galletas que se desparraman o que se queman por los bordes, etc.

Si tienes el horno mal calibrado (así es como se conoce a este problema) esto puede ser la causa de que no te salgan las recetas como esperas. Como el horno es una herramienta demasiado importante para tener dudas sobre su fiabilidad, es importante tener alguna manera de comprobar que todo esté funcionando correctamente.

La manera más sencilla y más obvia es utilizar un termómetro especial para el interior del horno. Esto te proporcionará una segunda opinión imparcial sobre la temperatura real que hay dentro del horno para que puedas hacer pequeñas correcciones sobre el termostato. Pero como sé que mucho de vosotr@s aún no tenéis esta herramienta seguro que os interesa lo que viene a continuación.

Para saber si tu horno está bien calibrado puedes utilizar alternativamente cualquiera de los dos tests siguientes y, en pocos minutos, sabrás con seguridad si tu horno funciona correctamente. Los dos tests son compatibles tanto con hornos eléctricos como de gas. Pero ten en cuenta que si vives a mucha altura (por encima de 1000 metros) ninguno de los dos tests será fiable.


Test 1: (no requiere ninguna herramienta específica)
  • Poner la rejilla en el centro del horno y precalentarlo a 175º C como mínimo 30 minutos.
  • Poner en un recipiente tipo pyrex una cucharada de azúcar.
  • Meter el recipiente en el horno durante 15 minutos.
  • Si la temperatura del horno es la correcta el azúcar se habrá dorado un poco pero no se habrá derretido. Si el azúcar se derrite o no se dora es que el horno tiene una temperatura mayor o menor respectivamente de la que indica y, por tanto, está descalibrado.


Test 2: (requiere la ayuda de algún tipo de termómetro estándar de cocina)
  • Poner la rejilla en el centro del horno y precalentarlo a 175º C como mínimo 30 minutos.
  • Llenar una jarra medidora tipo pyrex con 1 cup (240 ml.) de agua que deberá estar a una temperatura de 21º C.
  • Meter la jarra dentro del horno y dejarla 15 minutos.
  • Sacar la jarra del horno, remover el agua para que la temperatura sea la misma en todos los puntos y medir la temperatura que deberá estar alrededor de los 65º C. Más de 5º C de desviación se considera horno descalibrado.

Si has hecho cualquiera de los dos tests y has llegado a la conclusión de que tu horno está mal calibrado, no te preocupes, no tienes porque comprar uno nuevo. Siempre puedes contactar con el servicio técnico para que te lo recalibren, pero mi recomendación es que primero te compres un termómetro para horno y, si la diferencia de temperatura no es muy grande, hagas los ajustes manualmente utilizando éste como referencia en lugar del termostato de tu horno.




Favoritos y compartir
Si tienes alguna duda o quieres hacer algún comentario haz click aquí para desplegar el módulo. Recuerda que todos los comentarios serán sometidos a revisión antes de ser publicados. Gracias!

Deja tu Comentario

Podéis hacerme llegar vuestros comentarios, dudas y/o consultas
vía e-mail, usando el formulario de contacto o desde Facebook.