· Termómetros de Cocina ·


La temperatura es uno de los factores más importantes en la cocina. La temperatura a la que tienes los ingredientes antes de empezar a hacer las recetas, la temperatura a la que pones el horno y la temperatura en la que las recetas alcanzan su punto exacto de cocción, son tan importantes como la técnica o los ingredientes que utilices para prepararlas. Pero, como la temperatura es un elemento que no puede precisarse a ojo de manera sencilla, se hace imprescindible utilizar algún tipo de termómetro de cocina.

Hay muchos modelos diferentes de termómetros en el mercado y para muchos usos diferentes, pero los que siguen son sobretodo los modelos más básicos, los que yo más utilizo y los que te ayudarán a elaborar mis recetas de manera perfecta.


Termómetro de horno

Es un hecho científicamente probado que los hornos de cocina se descalibran pero, independientemente de si tu horno de cocina está bien calibrado o no, la temperatura interna puede variar bastante, según la marca y el modelo, durante los ciclos de apagado/encendido dentro de una misma hornada. Los termómetros de horno son la única manera de darse cuenta de esas variaciones que pueden ser muy significativas. Un buen termómetro de horno tiene que ser preciso, fácil de leer y que se pueda asegurar dentro del horno sin que dificulte nunca el acceso. Con este tipo de termómetro tendrás la seguridad absoluta de que tus recetas siempre se hornean a la temperatura correcta. Además, son muy económicos y nada difíciles de encontrar.

Termómetro aceite y caramelo (analógico)

Se trata de un termómetro que sólo se utiliza para controlar la temperatura de los líquidos cuando están cocinándose en el fuego. Se utiliza sobretodo con el aceite para las frituras y, sobretodo, con los dulces (siropes, azúcares, caramelos…) para controlar los diferentes estados del azúcar. Es un tipo de termómetro analógico que está diseñado para sumergirse en el líquido y permanecer enganchado a uno de los laterales del cazo o cazuela. Es muy práctico porque no sólo indica las temperaturas sino que tiene anotados los diferentes estadios por los que va pasando el azúcar con la temperatura. Es también muy económico y fácil de conseguir.

Termómetro de cocina instantáneo (digital)

Este tipo de termómetro se considera multiusos y se utiliza pinchando o sumergiendo la parte de metal para medir la temperatura. Puede encontrarse en dos gamas muy diferentes de precios según las prestaciones. A la hora de comprar uno, hay que tener en cuenta que los modelos más sencillos muchas veces no alcanzan temperaturas superiores a los 150º C y la lectura que proporcionan no suele ser tan instantánea como la de los modelos de alta gama. Hay modelos, sin embargo, que sí superan esa temperatura y además incorporan algún mecanismo para que se puedan utilizar como los termómetros de aceite y caramelo. Es un termómetro muy muy práctico para obtener mediciones rápidas cuando se trabaja, ya sea temperando chocolate, midiendo la temperatura interna de un pan o de algún líquido.


A parte de estos modelos básicos, que son los que yo utilizo y recomiendo, el mercado ofrece toda clase de termómetros con toda clase de prestaciones y precios. Termómetros de infrarrojos, láser, con sonda, sumergibles en agua, con temporizadores y alarmas, etc. Por no hablar de los termómetros para tareas específicas como trabajar con el chocolate, el azúcar o asar carnes en el horno. Toda una serie de herramientas diseñadas y construidas entorno a la temperatura para que nunca la pierdas de vista cuando cocinas.





Favoritos y compartir
Si tienes alguna duda o quieres hacer algún comentario haz click aquí para desplegar el módulo. Recuerda que todos los comentarios serán sometidos a revisión antes de ser publicados. Gracias!

Deja tu Comentario

Podéis hacerme llegar vuestros comentarios, dudas y/o consultas
vía e-mail, usando el formulario de contacto o desde Facebook.