· Moldes de Muffins ·


El molde o bandeja de muffins es uno de los tres moldes básicos que yo considero que vale la pena tener, porque se le puede sacar muchísimo partido haciendo una gran cantidad de recetas con él. Este molde no sólo te servirá para hacer los clásicos muffins, cupcakes o magdalenas sino que podrás hacer mini cakes, mini pies, mini cheesecakes y toda clase de versiones individuales de tus postres favoritos, con la enorme ventaja de simplificar y facilitar mucho las recetas, ya que podrás hacer cantidades más pequeñas si lo deseas y conseguir resultados incluso más vistosos con menos tiempo de horneado y menos riesgo de desastres.

Cada vez es más frecuente encontrar en las tiendas moldes de muffins pero, cuidado con lo que compras porque no todos los moldes de hornear con cavidades te van a servir para conseguir unos muffins, cupcakes o magdalenas perfectos. A la hora de comprar un molde de muffins, por tanto, es muy importante que sepas no sólo qué materiales son buenos y cuáles no, sino también que modelos o tamaños se ajustan mejor a tus necesidades. De lo contrario acabarás con un molde que sólo hará que estropear todos los esfuerzos que pongas en tus masas una y otra vez.
Cómo elegir un buen molde de muffins

Los mejores moldes de muffins son aquellos que están hechos con algún metal que conduzca muy bien el calor y que son lo bastante robustos para ser duraderos y para evitar que se abomben o deformen con los cambios de temperatura. Es muy importante que el material conduzca muy bien el calor para conseguir un horneado uniforme y un bonito dorado en las recetas. Los colores oscuros suelen prevalecer sobre los claros ya que aquéllos promueven el dorado y además es recomendable que incorporen algún tipo de recubrimiento antiadherente para facilitar el proceso de desmoldado.

De acuerdo con mi propia experiencia y la de muchos otros, éstas son las características que definen a un buen molde de muffins, aunque la fuerte entrada en el mercado de los moldes de silicona parezca indicar lo contrario. Y es que, en mi opinión, los moldes de silicona no son una alternativa real a los moldes de metal ya que con ellos en lugar de dorados uniformes se consigue un extraño acabado brillante en las zonas en contacto con la silicona que al mismo tiempo les confiere un todavía más extraño sabor plástico. Además la falta de rigidez de estos moldes hace necesario que, una vez están llenos, haya que utilizar igualmente una bandeja de metal lisa para llevarlos y meterlos dentro del horno.

Qué tamaño elegir

En el mercado pueden encontrarse tres tipos básicos de moldes de muffins en función del tamaño de sus cavidades: Estándar, Mini o Jumbo. Tanto los moldes mini como los jumbo se consideran especializados y no se les puede sacar tanto partido como a los de tamaño estándar que son los que yo acostumbro a utilizar.

Estándar: Moldes de 6 ó 12 cavidades con capacidad para ¼ -⅓ cup (60-80 ml.) de masa
Mini: Moldes de 12 ó 24 cavidades con capacidad para 2 tbsp. (30 ml) de masa
Jumbo: Moldes de 6 cavidades con capacidad para ½ -5/8 cup (120-150 ml.) de masa

Sea cual sea el tamaño y número de cavidades que te interese, siempre hay que prestar atención a un último detalle que es el de la forma de las cavidades, sobretodo si piensas utilizar cápsulas de papel, ya que suelen haber ligeras variaciones en las medidas y las cápsulas podrían no encajar perfectamente en algunos de los moldes que se fabrican. Pero, sobretodo, mucho ojo con algunas marcas porque hacen las cavidades con unas formas tan extrañas (muy alargadas o todo lo contrario muy chatas) que hacen que las cápsulas normales sean del todo incompatibles con ellas.


Recetas que puedes hacer con este molde:
Muffins
Magdalenas
Cupcakes & Mini Cakes
Mini Cheesecakes & Mini Pies
Mini Monkey Breads








Favoritos y compartir
Si tienes alguna duda o quieres hacer algún comentario haz click aquí para desplegar el módulo. Recuerda que todos los comentarios serán sometidos a revisión antes de ser publicados. Gracias!

2 Comentarios

  1. Gracias por estas entradas tan útiles para mí. Con la entrada sobre los moldes básicos terminé de sacar las conclusiones que me rondaban la cabeza. Tengo pocos moldes y herramientas de cocina, y hace poco que estoy aprendiendo recetas nuevas. Por ejemplo anoche hice muy ilusionada un bizcocho húmedo de supuesta compota de pera con cardamomo, ralladura de limón y vainilla, que me ha quedado como una simple gran magdalena esponjosa, sin aroma y menos humedad de la que me gusta :(. No sé hasta qué punto han influido los errores de la receta con mis "toques personales" y hasta qué punto (sobre todo en la textura) ha podido influir haber usado un molde de los chinos...El bizcocho no está malo, sólo que es simple, me lo comeré con gusto sabiendo que lleva harina de espelta y aceite de girasol, pero tendré que ir invirtiendo en moldes básicos de calidad.
    Un saludo!

    ResponderEliminar
  2. Te pillo la receta de los muffins de compota de manzana y he mirado los consejos de elaboración de muffins, muy útiles. ¡Gracias!

    ResponderEliminar

Podéis hacerme llegar vuestros comentarios, dudas y/o consultas
vía e-mail, usando el formulario de contacto o desde Facebook.