· Buttermilk Casero (Homemade Cultured Buttermilk) ·

El buttermilk es un ingrediente muy apreciado en repostería por el maravilloso efecto que produce sobre las masas de muffins, bizcochos, pancakes, biscuits, panes,... otorgándoles no sólo un sabor especial sino una textura tierna y superesponjosa. Como en España es algo difícil de encontrar, suele recurrirse a sustituciones que no deberían considerarse buttermilk casero por más que funcionen correctamente en las recetas horneadas. Pero… ¿acaso puede hacerse buttermilk casero? Claro que sí. Y además de dos maneras diferentes: la tradicional, a partir de la nata fermentada (churned buttermilk), y la de esta receta, a partir de la leche con fermentos añadidos (cultured buttermilk).

El cultured buttermilk es la manera en que la industria moderna elabora el buttermilk y que consiste en añadir a la leche fermentos lácticos para imitar el buttermilk tradicional. Este es el típico buttermilk que habitualmente puede comprarse a lo largo y ancho de los supermercados de los Estados Unidos. Este proceso—la fermentación de la leche— puede hacerse en casa de la misma manera que se fermenta la nata para elaborar crème fraîche o sour cream. Sólo hace falta que se cumplan unas mínimas condiciones de temperatura en vuestra cocina y en unas pocas horas tendréis vuestro buttermilk listo para beber o utilizarlo en recetas. Pero no lo utilicéis todo de una vez, guardad siempre una parte para volver a hacer más repitiendo el mismo proceso.


Buttermilk Casero (Homemade Cultured Buttermilk)
Cantidad: 2 ⅔ cups (640 ml.) de buttermilk

buttermilk casero

Ingredientes:
2 cups (480 ml.) de leche semidesnatada pasteurizada a temperatura ambiente
⅔ cup (160 ml.) de Buttermilk tradicional casero o yogur natural (con fermentos activos)

  • Mezclar en un bote de cristal esterilizado la leche y el buttermilk (o yogur). Tapar el bote con un filtro de café de papel y dejar a una temperatura de unos 20-25ºC hasta que espese (entre 12-24 horas).
  • Para saber cuando está listo sólo hace falta probarlo. El buttermilk tiene que ser espeso y ácido, así que dejará una marca bastante opaca en las paredes del bote. Si no está suficientemente ácido puede dejarse fermentar 12 horas más.
  • Cuando haya espesado, tapar el bote y conservar en la nevera hasta 2 semanas.
  • Antes de que se acabe, reservar una parte del buttermilk para hacer más.


Truconsejos
  • Para hacer el buttermilk casero no se puede utilizar ninguna de las sustituciones del buttermilk.
  • En lugar del buttermilk tradicional casero o yogur natural también podéis utilizar buttermilk comercial si éste contiene fermentos activos.
  • Para conseguir el espesor del buttermilk comercial es mejor utilizar leche semidesnatada. Si utilizáis leche entera el buttermilk os quedará más espeso que el buttermilk comercial y si utilizáis leche desnatada os quedará más líquido.
  • Si utilizáis leche UHT (ultrapasteurizada) en lugar de leche pasteurizada os tardará mucho más tiempo en fermentar y conseguir el buttermilk.
  • Dependiendo de la temperatura de vuestra cocina puede ser que os tarde más o menos tiempo.




Favoritos y compartir
Tu experiencia es importante y puede ayudar a los demás a mejorar sus resultados. Si has hecho esta receta y quieres compartir tu experiencia, haz click aquí para desplegar el módulo de comentarios. Gracias!

2 Comentarios

  1. Anónimo27/3/14

    Nika, entonces ¿qué diferencia habría entre preparar el buttermilk con leche y yogur, o hacer lo mismo en la yogurtera? Yo lo vengo haciendo desde hace tiempo y lo que obtengo pensaba que era simplemente "yogur casero". Por cierto, lo uso para los muffins y quedan muy bien ...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La diferencia está básicamente en el resultado final. Si utilizas la yogurtera, como la temperatura es más alta, se obtiene un producto más espeso (yogur). Si lo haces como indico en la receta obtienes un producto menos espeso (buttermilk). Es cierto, sin embargo, que si se utiliza el yogur como base para hacer el buttermilk casero (en lugar de buttermilk comercial con fermentos o buttermilk tradicional casero) el sabor del producto final es más parecido al de un yogur líquido. Pero tiene el mismo espesor y funciona igual en la recetas. Yo ofrezco esa posibilidad de hacerlo con yogur porque mucha gente me dice que tiene dificultades para encontrar buttermilk o no quiere hacer el buttermilk tradicional casero. Es lógico que te funcione el yogur en los muffins porque como ya indico en las sustituciones, el yogur se puede utilizar como sustituto del buttermilk, pero diluido en leche o agua para que tenga la misma consistencia. Un saludo.

      Eliminar

Los comentarios serán sometidos a revisión antes de ser publicados. Si es la primera vez que publicas en este blog, por favor, consulta antes las normas de publicación.


Agradezco mucho cualquier feedback o aportación que recibo, cualquiera que sea la manera que me llegue, pero para que este espacio cumpla con el fin para el que ha sido creado y, realmente sea de utilidad, son necesarias unas pequeñas pautas a seguir. Gracias por tu comprensión.

• Estos comentarios están pensados para recoger tu experiencia al hacer esta receta, aunque, si tienes alguna duda o pregunta concreta sobre ésta, también puedes hacerla. Por favor, no utilices estos comentarios para cosas que no estén directamente relacionadas con esta receta. Para esos casos utiliza el e-mail, el formulario de contacto o el facebook.

• Comenta sin miedo y no te dejes ningún detalle: tus impresiones sobre el sabor y la textura, las modificaciones que hayas hecho, los problemas que hayas podido encontrar... Cuanto más completa sea tu valoración sobre la receta más útil será la información para quienes prueben a hacerla por primera vez.

• No están permitidos los enlaces a páginas y blogs cuyos contenidos no estén directamente relacionados con esta receta. Pero si has hecho esta receta y la has publicado en tu blog, no dudes en añadir a tu valoración un enlace para que todos puedan ir a ver el resultado. Recuerda que también puedes mandarme una foto si quieres formar parte del Escaparate.

Podéis hacerme llegar vuestros comentarios, dudas y/o consultas
vía e-mail, usando el formulario de contacto o desde Facebook.