· Mermelada Casera de Moras Silvestres y Naranja ·

Las moras o zarzamoras alcanzan su punto de maduración perfecto entre finales de agosto y principios de septiembre. Como esta excelente fruta del bosque crece a lo largo y ancho de España de forma silvestre no es difícil encontrársela al borde de cualquier camino que conduzca a algún bosque. Si no os preocupan las espinas de las zarzas no dejéis escapar la oportunidad de recolectar un buen puñado de ellas. Y quien dice un puñado dice… un par de kilos.

Como las moras son bastante delicadas y sólo duran dos o tres días en el frigorífico, una de las mejores soluciones a semejante volumen de moras es convertirlas en mermelada pero, como ya he comentado en alguna ocasión, para hacer las mermeladas caseras sin añadir pectina es preferible no elaborar grandes cantidades. Así que si no las vais a consumir o utilizar inmediatamente la mejor solución es congelarlas de la misma manera que yo hago con los arándanos y tenerlas siempre frescas y a punto para añadir a vuestros muffins, cakes o hacer otra tanda de esta deliciosa mermelada.


Mermelada de Moras y Naranja
Cantidad: 400 gr. aprox.



Ingredientes:
400 gr. de moras
200 gr. de azúcar blanco
1 tablespoon (15 ml.) de zumo de limón
La piel de 1 naranja, rallada fina
½ tbsp. de licor de naranja (opcional)

  • Lavar bien las moras para eliminar restos de hojas y suciedad.
  • En un bol poner las moras, añadir el azúcar, mezclar y dejar macerar 1 hora a temperatura ambiente (2-3 horas en la nevera).
  • En un cazo mediano poner todo el contenido del bol (moras y líquido) y añadir el zumo de limón y la piel de naranja. Calentar a fuego medio-alto y dejar hervir, chafando las moras para que suelten el mayor jugo posible, removiendo de vez en cuando y desespumando, hasta que esté hecha (20-30 minutos). Si tenéis un termómetro deberá marcar 104ºC.
  • Apartar del fuego, añadir el licor (si se usa) y remover bien. Verter la mermelada en un tarro de cristal esterilizado y dejar templar.
  • La mermelada se conservará unas 3 semanas en la nevera.


Truconsejos
  • Si no tenéis termómetro para comprobar la temperatura podéis utilizar la prueba del plato: antes de empezar a preparar la mermelada poner un plato pequeño en el congelador. Cuando la mermelada se vea espesa (20-25 minutos), apartarla del fuego, sacar el plato del congelador y poner una pequeña cantidad de mermelada en el plato. Pasados 2 minutos empujar con el dedo la mermelada. Si en la mermelada se forman arrugas es que está hecha. Si no, volver a poner la mermelada en el fuego, cocinar 3-5 minutos más y volver a repetir el proceso.
  • Una vez la mermelada esté hecha, si os molestan los trozos de moras o las semillas, podéis pasarla por un chino o un colador para que os quede fina.
  • Podéis hacer esta mermelada también con las variedades comerciales que acostumbran a ser híbridos de frambuesa y mora. Estas variedades son más grandes y tienen menos semillas que las silvestres.
  • No recomiendo hacer más del doble de la cantidad indicada porque la mermelada no os quedará suficientemente espesa. Cuando se hacen grandes cantidades es necesario añadir pectina.




¿Quieres más recetas de mermeladas? ¡ Aquí las encontrarás todas!



Favoritos y compartir
Tu experiencia es importante y puede ayudar a los demás a mejorar sus resultados. Si has hecho esta receta y quieres compartir tu experiencia, haz click aquí para desplegar el módulo de comentarios. Gracias!

Deja tu Comentario

Los comentarios serán sometidos a revisión antes de ser publicados. Si es la primera vez que publicas en este blog, por favor, consulta antes las normas de publicación.


Agradezco mucho cualquier feedback o aportación que recibo, cualquiera que sea la manera que me llegue, pero para que este espacio cumpla con el fin para el que ha sido creado y, realmente sea de utilidad, son necesarias unas pequeñas pautas a seguir. Gracias por tu comprensión.

• Estos comentarios están pensados para recoger tu experiencia al hacer esta receta, aunque, si tienes alguna duda o pregunta concreta sobre ésta, también puedes hacerla. Por favor, no utilices estos comentarios para cosas que no estén directamente relacionadas con esta receta. Para esos casos utiliza el e-mail, el formulario de contacto o el facebook.

• Comenta sin miedo y no te dejes ningún detalle: tus impresiones sobre el sabor y la textura, las modificaciones que hayas hecho, los problemas que hayas podido encontrar... Cuanto más completa sea tu valoración sobre la receta más útil será la información para quienes prueben a hacerla por primera vez.

• No están permitidos los enlaces a páginas y blogs cuyos contenidos no estén directamente relacionados con esta receta. Pero si has hecho esta receta y la has publicado en tu blog, no dudes en añadir a tu valoración un enlace para que todos puedan ir a ver el resultado. Recuerda que también puedes mandarme una foto si quieres formar parte del Escaparate.

Podéis hacerme llegar vuestros comentarios, dudas y/o consultas
vía e-mail, usando el formulario de contacto o desde Facebook.