· Polvorones Caseros {tradicionales y de aceite de oliva} ·

Los polvorones son la variedad más apreciada de mantecados que puede elaborarse. De acuerdo con la tradición, para prepararlos se utiliza una buena cantidad de almendra y se les da una forma ovalada y se espolvorean con azúcar glas por encima para distinguirlos. A parte de esto, no tienen mayor dificultad que cualquier otro mantecado casero pero, con la simple incorporación de las almendras, este sencillo dulce alcanza su máximo y se convierte siempre en la estrella de los surtidos navideños.

Al igual que ocurre con los mantecados, los polvorones también pueden elaborarse con aceite de oliva y así evitar un ingrediente tan incómodo como la manteca de cerdo, con lo que además se consigue que los veganos también puedan disfrutar de ellos. Os lo recomiendo totalmente. Las diferencias entre ambos (los hechos con manteca y los de aceite) son prácticamente inapreciables, incluso probándolos alternativamente. De hecho, en la foto que ilustra esta receta están presentes las dos variedades. ¿Alguien puede distinguirlos?



Polvorones Caseros de Almendra
(cantidad: 12)

165 gr. de harina de trigo común secada
60 gr. de almendra molida ligeramente tostada
100 gr. de manteca de cerdo (o aceite de oliva)
88 gr. de azúcar glas
1½ teaspoon de canela molida de Ceilán
⅛ teaspoon de clavo molido
2 teaspoons de ralladura fina de limón
Decoración:
Azúcar glas


Proceso de secado de la harina:
  • Precalentar el horno a 150ºC. Preparar una bandeja de horno cubriéndola con papel de hornear.
  • Verter sobre la bandeja preparada 200 gr. de harina y repartirla uniformemente por la bandeja.
  • Hornear la harina a 150ºC durante 30 minutos removiendo la harina cada 5 minutos con una espátula para que el secado sea uniforme. La harina estará lista cuando haya perdido el color blanco inicial, tenga un color crema y un olor a seco y ligeramente a tostado.
  • Retirar la harina del horno y dejarla enfriar completamente. Antes de utilizarla tamizar la harina para eliminar los grumos.
Tostar la almendra molida:
  • En una bandeja poner la almendra molida en una capa uniforme y tostar ligeramente en el horno precalentado a 175ºC durante 3-5 minutos. Dejar enfriar completamente antes de utilizar.
Preparar la masa de los polvorones:
  • Si se utiliza manteca de cerdo, tenerla a temperatura ambiente.
  • Precalentar el horno a 205ºC (sólo por arriba) y poner la rejilla en el tercio superior. Cubrir una bandeja con papel de hornear.
  • En un bol grande mezclar con una espátula la manteca de cerdo (o aceite de oliva) y el azúcar glas (previamente tamizado) hasta que quede una mezcla homogénea.
  • Añadir la canela, el clavo y la ralladura de limón y mezclar hasta que quede bien integrado.
  • Añadir la almendra molida tostada y mezclar.
  • Añadir la harina tamizada y trabajar la mezcla con las manos hasta conseguir una masa compacta. Aunque pueda parecer que está demasiado seca, si se trabaja un poco se consigue la textura correcta.
Formar los polvorones:
  • Método I: Estirar la masa con un rodillo hasta que tenga un grosor de 1,5-2 cm. y cortar con un cortador ovalado de 5,5x3,5 cm.
  • Método II: Separar la masa en porciones de unos 33 gr. e ir colocando cada porción dentro de un cortador ovalado de 5,5x3,5 cm.. Apretar bien la masa dentro del cortador intentando que quede compacto y uniforme. Sacar con cuidado el polvorón del cortador y colocarlo en la bandeja girándolo (con la base hacia arriba).
  • Colocar los polvorones en la bandeja dejando una separación entre ellos de unos 2-3 cm.
Hornear los polvorones:
  • Hornear a 205ºC (sólo por arriba) durante 10 minutos o hasta que se vean secos y ligeramente tostados por arriba.
  • Retirar la bandeja del horno y dejarla sobre una rejilla. Dejar enfriar los polvorones 5-10 minutos sobre la bandeja antes de moverlos (en caliente están blandos y se pueden romper). Una vez templados, dejarlos enfriar sobre la rejilla.
  • Una vez fríos, espolvorearlos con azúcar glas y guardarlos en un recipiente hermético.


Truconsejos
  • El paso de secar la harina es esencial para conseguir la textura característica de los mantecados y polvorones. Hay que tener en cuenta tres cosas: Siempre hay que poner más harina a secar de la que se va a necesitar ya que con el proceso de secado se pierde peso; hay que dejar enfriar completamente la harina antes de utilizarla; hay que tamizar la harina una vez fría para deshacer los grumos que se habrán hecho durante el proceso de secado.
  • Si decidís hacer los polvorones con aceite de oliva tened en cuenta que, dependiendo del tipo de aceite que uséis, obtendréis un sabor más o menos intenso. Yo os recomiendo utilizar un aceite suave.
  • Los dos métodos para formar los polvorones proporcionan resultados uniformes, pero si no pensáis hacer mucha cantidad y los queréis realmente impecables os recomiendo el método II. Si no encontráis un cortador oval podéis usar, en su lugar, un cortador redondo de 5 cm. y apretar un poco los lados con los dedos para conseguir la forma oval
  • Si tenéis un paladar muy dulce, podéis incrementar la cantidad de azúcar de la receta hasta los 100 gr. Las cantidades de los aromas y especias también las podéis aumentar o disminuir según vuestro gusto.




¡Mira cómo les ha quedado a los demás!


por Mónica de
Lambiscadas y otras recetas para compartir
"He hecho estos fantásticos polvorones, siguiendo tu receta casi al pie de la letra, y no será la última. Gracias por compartir."


¡Tú también puedes participar!




Favoritos y compartir
Tu experiencia es importante y puede ayudar a los demás a mejorar sus resultados. Si has hecho esta receta y quieres compartir tu experiencia, haz click aquí para desplegar el módulo de comentarios. Gracias!

2 Comentarios

  1. Los polvorones riquísimos, pero tuve que hornearlos 5 minutos por abajo.

    ResponderEliminar
  2. Me fascina esta receta! Yo soy de Uruguay y nosotros los comemos toooodoooooooo el tiempo!!! yo utilize manteca y nesecite mas de 100 gr.

    ResponderEliminar

Los comentarios serán sometidos a revisión antes de ser publicados. Si es la primera vez que publicas en este blog, por favor, consulta antes las normas de publicación.


Agradezco mucho cualquier feedback o aportación que recibo, cualquiera que sea la manera que me llegue, pero para que este espacio cumpla con el fin para el que ha sido creado y, realmente sea de utilidad, son necesarias unas pequeñas pautas a seguir. Gracias por tu comprensión.

• Estos comentarios están pensados para recoger tu experiencia al hacer esta receta, aunque, si tienes alguna duda o pregunta concreta sobre ésta, también puedes hacerla. Por favor, no utilices estos comentarios para cosas que no estén directamente relacionadas con esta receta. Para esos casos utiliza el e-mail, el formulario de contacto o el facebook.

• Comenta sin miedo y no te dejes ningún detalle: tus impresiones sobre el sabor y la textura, las modificaciones que hayas hecho, los problemas que hayas podido encontrar... Cuanto más completa sea tu valoración sobre la receta más útil será la información para quienes prueben a hacerla por primera vez.

• No están permitidos los enlaces a páginas y blogs cuyos contenidos no estén directamente relacionados con esta receta. Pero si has hecho esta receta y la has publicado en tu blog, no dudes en añadir a tu valoración un enlace para que todos puedan ir a ver el resultado. Recuerda que también puedes mandarme una foto si quieres formar parte del Escaparate.

Podéis hacerme llegar vuestros comentarios, dudas y/o consultas
vía e-mail, usando el formulario de contacto o desde Facebook.