· Mermelada Casera de Naranja ·

Existen dos tipos diferenciados de mermelada de naranja: la clásica mermelada de naranjas amargas y la mermelada de naranjas dulces. Aunque parezcan una misma cosa, el procedimiento para elaborarlas no es el mismo. Basta con mirar el interior de una naranja amarga, que no tiene apenas pulpa, para entender el porqué de ello. Por si esto no fuera poco, las mermeladas de naranja que hay en el mercado son bastante diferentes entre sí y las hay con trocitos de piel o sin, de distintos espesores y/o en combinación con otros sabores como mandarina, jengibre, etc. A pesar de toda esta gran variedad no es cosa fácil encontrar una mermelada de naranja al gusto de cada uno, así que la mejor solución es hacerla en casa. Es más fácil de lo que parece y extraordinariamente satisfactorio.

Para hacer una buena mermelada de naranja casera sólo hace falta naranjas y azúcar. No se necesitan pectinas, ni ingredientes extraños, ni nada especial. La mermelada de esta receta en particular está elaborada con naranjas dulces pero dejando abierta la posibilidad de añadir un poco de piel de naranja si, como a mí, os gusta un ligero toque amargo sin que llegue a ser excesivo y algo más de textura. La clave del éxito de esta receta, como el resto de mis otras mermeladas, consiste en hacer tandas pequeñas, lo que permite que la mermelada gelifique en muy poco tiempo y mantenga el sabor brillante y fresco de la fruta, consiguiendo siempre el espesor correcto sin añadirle nada que no tenga ya la propia fruta. El resultado son mermeladas vibrantes, con un gran sabor y no demasiado dulces que no tienen nada que ver con lo que hayáis probado antes, os lo aseguro.


Mermelada de Naranja
Cantidad: 400 gr. aprox.

mermelada de naranja

Ingredientes:
400 gr. de naranja
200 gr. de azúcar blanco
2 tbsp. de ralladura fina de naranja
25 gr. de piel de naranja (opcional)

  • Lavar bien las naranjas con agua caliente para eliminar la cera y la posible suciedad. Rallar la piel de una o dos naranjas hasta conseguir los 2 tbsp. de ralladura fina.
  • Si se va a añadir la piel de naranja, con un pelador, sacar tiras de piel hasta tener 25 gr. Cortar la piel en tiras muy cortas y finas (con un grosor de unos 2-3 mm.) Para blanquear la piel, poner un cazo con 1 cup (240 m.) de agua y llevar a ebullición. Añadir las pieles y dejarlas cocer 25-30 minutos. Escurrir y reservar.
  • Preparar las naranjas: Para extraer los gajos limpios de naranja (sin la membrana) la mejor manera es utilizar la técnica de hacer supremas que consiste en pelar la naranja realizando una serie de cortes precisos. En primer lugar se cortan los polos de la naranja para que apoye bien. Luego se realizan cortes de polo a polo para eliminar la piel y la membrana exterior tratando de ajustarse al espacio entre la membrana y la pulpa. Una vez la naranja esta pelada y sin membrana exterior, ni partes blancas, se sacan los gajos realizando cortes paralelos a las membranas interiores que separan los gajos llegando hasta el centro de la naranja donde los cortes se encuentran y liberan los gajos de pulpa limpios. Repetir este proceso con todas las naranjas, recogiendo en un bol no sólo los gajos sino también el jugo que suelten y el que pueda extraerse estrujando las membranas hasta conseguir los 400 gr. de la receta (se necesitan unas 4-6 naranjas enteras, dependiendo del tamaño). Eliminar las pepitas o cualquier otro resto que haya podido quedar. Reservar una de las membranas (la que haya quedado más entera después de estrujarla) para añadirla a la cocción de la mermelada (esto añade un extra de pectina que ayuda a la gelificación).
  • Preparar la mermelada: En un cazo mediano poner todo el contenido del bol (gajos y zumo), la ralladura de naranja, la piel (si se utiliza), el azúcar y la membrana reservada. Calentar a fuego medio-alto y dejar hervir, removiendo de vez en cuando y desespumando, hasta que esté hecha (20-30 minutos). Si tenéis un termómetro deberá marcar 104ºC.
  • Retirar la membrana y verter la mermelada en un tarro de cristal esterilizado y dejar templar.
  • La mermelada se conservará unas 3 semanas en la nevera.

Truconsejos
  • Si no tenéis termómetro para comprobar la temperatura podéis utilizar la prueba del plato: antes de empezar a preparar la mermelada poner un plato pequeño en el congelador. Cuando la mermelada se vea espesa (20-25 minutos), apartarla del fuego, sacar el plato del congelador y poner una pequeña cantidad de mermelada en el plato. Pasados 2 minutos empujar con el dedo la mermelada. Si en la mermelada se forman arrugas es que está hecha. Si no, volver a poner la mermelada en el fuego, cocinar 3-5 minutos más y volver a repetir el proceso.
  • No recomiendo hacer más del doble de la cantidad indicada porque la mermelada no os quedará suficientemente espesa. Cuando se hacen grandes cantidades es necesario añadir pectina.




¿Quieres más recetas de mermeladas? ¡ Aquí las encontrarás todas!



Favoritos y compartir
Tu experiencia es importante y puede ayudar a los demás a mejorar sus resultados. Si has hecho esta receta y quieres compartir tu experiencia, haz click aquí para desplegar el módulo de comentarios. Gracias!

Deja tu Comentario

Los comentarios serán sometidos a revisión antes de ser publicados. Si es la primera vez que publicas en este blog, por favor, consulta antes las normas de publicación.


Agradezco mucho cualquier feedback o aportación que recibo, cualquiera que sea la manera que me llegue, pero para que este espacio cumpla con el fin para el que ha sido creado y, realmente sea de utilidad, son necesarias unas pequeñas pautas a seguir. Gracias por tu comprensión.

• Estos comentarios están pensados para recoger tu experiencia al hacer esta receta, aunque, si tienes alguna duda o pregunta concreta sobre ésta, también puedes hacerla. Por favor, no utilices estos comentarios para cosas que no estén directamente relacionadas con esta receta. Para esos casos utiliza el e-mail, el formulario de contacto o el facebook.

• Comenta sin miedo y no te dejes ningún detalle: tus impresiones sobre el sabor y la textura, las modificaciones que hayas hecho, los problemas que hayas podido encontrar... Cuanto más completa sea tu valoración sobre la receta más útil será la información para quienes prueben a hacerla por primera vez.

• No están permitidos los enlaces a páginas y blogs cuyos contenidos no estén directamente relacionados con esta receta. Pero si has hecho esta receta y la has publicado en tu blog, no dudes en añadir a tu valoración un enlace para que todos puedan ir a ver el resultado. Recuerda que también puedes mandarme una foto si quieres formar parte del Escaparate.

Podéis hacerme llegar vuestros comentarios, dudas y/o consultas
vía e-mail, usando el formulario de contacto o desde Facebook.