· llaollao y el negocio de los yogures helados comerciales ·

Es probable que los que me seguís en facebook o twitter ya conozcáis parte de esta historia. Todo comenzó con un curioso comentario —uno de esos que yo considero spam— en una de mis recetas de yogures helados con más tráfico. El comentario en sí no tenía desperdicio y era, en sí mismo, una descarada muestra de publicidad encubierta y engañosa. Os lo reproduzco aquí porque, obviamente, no lo publiqué en el lugar al que iba destinado, pero creo que merece la pena comentarlo. El comentario lo escribía alguien llamado “Yogur helado” y que se enlazaba a la página web de la cadena de franquicias de yogur helado llaollao :

“La verdad es que suena bastante apetecible, pero yo prefiero no mancharme las manos e ir a mi tienda de yogures helados de confianza xD.”


¿Qué se pretende con este tipo de comentarios? ¿Hacer publicidad? ¿Disuadir a la gente de que haga las cosas en casa? ¿Ambos? ¿Acaso voy yo a su página a decirles lo que me parecen sus yogures helados y que es mejor hacerlos en casa? No, lo hago aquí en mi página y no por publicidad, ni para disuadir a nadie de nada, sino para arrojar algo de luz sobre el turbio negocio que algunos tienen montado entorno a los yogures helados.

Y digo turbio porque utilizan el mantra de natural, sano, de confianza, bajo en grasas y calorías y con alto valor nutricional, pero negándose por activa y por pasiva a publicar la lista de los ingredientes que utilizan para elaborar su yogur helado. Os dejo un hilo con la conversación y las patéticas excusas que utilizan para evitar dar la lista de ingredientes. ¿No os genera esta actitud desconfianza? ¿Por qué si su producto es tan natural y bueno se esconden detrás de los valores nutricionales? Un simple vaso de agua contaminada también es natural, bajo en grasas y en calorías, pero no por ello es sano ni de confianza.

Lo que no parece entender esta gente es que a los que nos hacemos las cosas en casa no nos preocupa mancharnos las manos (de hecho, nos encanta) y desconfiamos plenamente de lo que ponen en los alimentos que nos ofrecen, especialmente cuando se niegan a proporcionarnos la lista completa de sus ingredientes. Y la principal razón de que no entiendan (o no quieran entender) nuestra voluntad de hacer las cosas en casa, es que para ellos no es una cuestión de salud, ni de calidad, ni de confianza, sino de beneficio puro y duro. Y es que, para ellos, se trata de un modelo de negocio de lo más rentable.


EL NEGOCIO DE LOS YOGURES HELADOS

A partir de este punto no hablaré en particular de la marca en cuestión porque, como ya he dicho, tanto los ingredientes como los procedimientos que utilizan para elaborar su yogur helado no son de dominio público (por algo será). Lo que si puedo hacer es hablaros de cómo hace la industria para elaborar los yogures helados que, curiosamente, tienen justo las mismas características de las que ellos presumen en su página web. Entendiendo esto se comprenderá fácilmente dónde está el negocio para ellos y la manera tan mezquina que tienen de hacernos creer algo que no es y aprovecharse de nuestra confianza.

Para conseguir un yogur helado de esas características —esto es un secreto a voces dentro de la industria— se utilizan un amplio abanico de trucos e ingredientes típicos de los productos altamente procesados (junk food) y que nada tienen que ver con las bondades del humilde yogur. De hecho, este tipo de yogures helados son uno de los alimentos más procesados que existen y la gran mayoría de ellos, antes de ser yogur helado son una mera bolsa de polvos a los que, una vez en el establecimiento, se les añade agua o leche y se meten en las heladeras. Los fabricantes de estos polvos altamente procesados simplemente ofrecen sus preparados a precio de céntimos a las diferentes franquicias de yogures helados, unos céntimos que en las tiendas se convierten en euros, multiplicando cientos de veces el beneficio.

Pero el yogur helado, que acostumbra a ser muy poco interesante en sí mismo, sólo es un mero reclamo para, con la excusa de lo ligero y saludable que te dicen que es, puedan ofrecerte también su gran variedad de toppings y salsas, todos ellos directamente sacados de la flor y nata de la industria de las galletas, las chocolatinas y otras chucherías. Claro está que te dan la opción de tomar el yogur helado sólo con frutas frescas variadas, pero por si acaso tienes alguna duda o tentación también te ofrecen lo otro, que les es mucho más rentable que la fruta.

En definitiva se trata de un elaborado engaño para ofrecernos su yogur helado bajo en grasas que proclaman como una alternativa mucho más saludable que otros helados, haciendo todo lo posible para que cuando salgas con tu tarrina de la tienda tengas la falsa sensación de que lo estás haciendo bien—cuando en realidad es muy posible que, una vez sumado el yogur helado, más salsa, más los toppings, tu tarrina contenga más calorías que el helado de toda la vida que siempre te habías comprado—.

Yo no compro ningún tipo de helado porque desde hace algunos años abrí los ojos y comencé a hacerlos yo misma en mi casa. Es la única manera que tengo de saber a ciencia cierta qué ingredientes llevan mis helados y, al mismo tiempo, ser consciente de cuánto puedo consumir sin cometer grandes excesos. Tampoco me corresponde a mí perseguir a todos los indeseables sin escrúpulos que juegan con la salud de la gente explotando su confianza, pero si llaman a mi puerta, lo menos que puedo hacer es tratar de quitarles la careta y mostrar a todo aquel que esté dispuesto a verlo, lo que en realidad son.





Favoritos y compartir
Si tienes alguna duda o quieres hacer algún comentario haz click aquí para desplegar el módulo. Recuerda que todos los comentarios serán sometidos a revisión antes de ser publicados. Gracias!

1 Comentario

  1. Siempre los productos masivos no son lo que realmente aparentan ,por eso lo casero es lo mas sano.
    Nos engañan con cosas que creemos son lo mejor para nuestra salud y natural.TODO PARA ELLOS ES NEGOCIO$$$$$$$$$$$$$$$$$$$

    ResponderEliminar

Podéis hacerme llegar vuestros comentarios, dudas y/o consultas
vía e-mail, usando el formulario de contacto o desde Facebook.