· Granita Siciliana de Limón ·

Ya os hablé en su día de las maravillas de la granita siciliana que, como dicen en Sicilia, ni es helado ni es sorbete, aunque su textura recuerda a ambos. Tiene lo mejor de los dos mundos: es tan ligera y refrescante como un sorbete y cremosa como los famosos gelatos. Todo aquel que viaja a Sicilia y la prueba se trae de vuelta una experiencia inolvidable. No sólo porque allí suele tomarse para desayunar en los calurosos días de verano —sí, sí, para desayunar. ¿No os parece genial?— sino porque además la sirven acompañada de un delicioso brioche. ¿Puede haber algo mejor que eso?

Pero como no se trata de irse hasta allí cada vez que queramos disfrutar de semejante delicatessen, hay que intentar imitarla en casa lo mejor que se pueda. La parte del brioche es algo laboriosa pero fácil de conseguir (aquí tenéis la receta). Y en cuanto a la granita, contrariamente a lo que pueda parecer, es mucho más fácil conseguir la misma textura y cremosidad que su mismo sabor exacto, a no ser utilicemos los mismos ingredientes locales. Esto es, Limone Verdello di Siracusa en el caso de la granita de limón y Mandorla di Avola en el de la de almendra.

El gran secreto, que no lo es tanto, de la textura tan especial de la granita siciliana consiste en utilizar una batidora de inmersión para convertir los pequeños cristales de lo que sería una granita clásica en diminutas partículas. Esto resulta en una cremosidad sin igual que la hace memorable y diferente de cualquier otro helado. Si aún no la habéis probado, no dejéis pasar la oportunidad porque hay cosas que merecen la pena ser probadas por lo menos una vez en la vida.


Granita Siciliana de Limón
(cantidad: ¾ litro aprox.)

granita siciliana de limon

Ingredientes:
2 cups (480 ml.) de agua mineral
½ cup + 2 tbsp. (125 gr.) de azúcar blanco
Ralladura fina de un limón (1 tbsp.)
½ cup (120 ml.) de zumo de limón

  • En un cazo de acero inoxidable poner ¼ cup (60 ml.) del agua, el azúcar, la ralladura de limón y calentar a fuego medio hasta que el azúcar quede completamente disuelto (no hace falta que hierva).
  • Retirar del fuego, verter la mezcla en un bol mediano y añadir el resto del agua (1¾ cup / 420 ml.). Dejar que se enfríe y meter en la nevera 1-2 horas para que se enfríe del todo.
  • Una vez la mezcla de agua y azúcar esté bien fría añadir el zumo de limón (recién exprimido y colado para eliminar la pulpa y las semillas). Mezclar y colar si se desea eliminar la ralladura de limón.
  • Verter la mezcla en un recipiente ancho y bajo apto para el congelador y dejarla en el congelador una hora.
  • Sacarla del congelador y con un tenedor ir rompiendo los cristales que se habrán formado por el borde del recipiente y pasarlos al centro. Volver a meter en el congelador.
  • Revisar la mezcla cada 30-45 minutos durante 2-3 horas raspando y rompiendo los cristales grandes con el tenedor hasta obtener una granita con pequeños cristales.
  • Conservar la granita en el congelador en un recipiente con tapa.
  • En el momento de servir, poner la cantidad deseada en un bol grande y con una batidora de inmersión (minipimer) triturar la mezcla hasta obtener una granita espesa y cremosa, de textura similar a un helado. (Seguramente tendréis que ir haciendo paradas para limpiar las cuchillas de la batidora porque la granita tiende a quedarse pegada en la base.)
  • Con la ayuda de una cuchara o espátula mezclar la granita bien para conseguir una textura homogénea.
  • Servir inmediatamente acompañada, si se desea, de un brioche templado.


Truconsejos
  • La cantidad de azúcar la podéis aumentar o disminuir para acomodar la granita a vuestro gusto personal.
  • Los tiempos indicados en el proceso de congelación son orientativos. Dependerá de la potencia de vuestro congelador, del recipiente que uséis y de la cantidad de granita que hagáis.




Favoritos y compartir
Tu experiencia es importante y puede ayudar a los demás a mejorar sus resultados. Si has hecho esta receta y quieres compartir tu experiencia, haz click aquí para desplegar el módulo de comentarios. Gracias!

Deja tu Comentario

Los comentarios serán sometidos a revisión antes de ser publicados. Si es la primera vez que publicas en este blog, por favor, consulta antes las normas de publicación.


Agradezco mucho cualquier feedback o aportación que recibo, cualquiera que sea la manera que me llegue, pero para que este espacio cumpla con el fin para el que ha sido creado y, realmente sea de utilidad, son necesarias unas pequeñas pautas a seguir. Gracias por tu comprensión.

• Estos comentarios están pensados para recoger tu experiencia al hacer esta receta, aunque, si tienes alguna duda o pregunta concreta sobre ésta, también puedes hacerla. Por favor, no utilices estos comentarios para cosas que no estén directamente relacionadas con esta receta. Para esos casos utiliza el e-mail, el formulario de contacto o el facebook.

• Comenta sin miedo y no te dejes ningún detalle: tus impresiones sobre el sabor y la textura, las modificaciones que hayas hecho, los problemas que hayas podido encontrar... Cuanto más completa sea tu valoración sobre la receta más útil será la información para quienes prueben a hacerla por primera vez.

• No están permitidos los enlaces a páginas y blogs cuyos contenidos no estén directamente relacionados con esta receta. Pero si has hecho esta receta y la has publicado en tu blog, no dudes en añadir a tu valoración un enlace para que todos puedan ir a ver el resultado. Recuerda que también puedes mandarme una foto si quieres formar parte del Escaparate.

Podéis hacerme llegar vuestros comentarios, dudas y/o consultas
vía e-mail, usando el formulario de contacto o desde Facebook.